Líquidos

Líquidos

Los líquidos para lentillas son indispensables para asegurar la comodidad y la durabilidad de tus lentillas. Sea cual sea el tipo de lentes que utilices, necesitarás mantenerlas en perfecto estado con la solución apropiada, para una correcta limpieza y desinfección tras su uso. 

Saber elegir los líquidos de lentillas adecuados alargará la vida de tus lentes de contacto y protegerá a tus ojos. Con nuestros productos Vistasoft encontrarás diferentes opciones y formatos para que elijas la que mejor se adapta a tus necesidades.


Ver como Parrilla Lista
Página
Ver como Parrilla Lista
Página
Más Información

¿Qué es el líquido para lentillas?

Si no estás muy familiarizado con las lentes de contacto, es posible que no sepas la función exacta del líquido de lentillas.

Se utilizan para limpiar y desinfectar las lentillas tras su uso durante todo el día. Este paso es fundamental, ya que con una adecuada higiene de tus lentillas conseguirás mayor hidratación y comodidad, y evitarás posibles infecciones oculares. 

¿Qué tipos de líquidos de lentillas hay?

A priori, puede que todos los líquidos de lentillas te parezcan iguales, pero varían en función de su composición. Nuestros ópticos te ayudarán a elegir el líquido más adecuado para el mantenimiento de tus lentillas, pero no está de más que conozcas los distintos tipos de líquidos y su función: 

Solución única

Es la más común. Limpia, desinfecta y conserva las lentillas de uso diario. 

Solución salina

A diferencia de la solución única, no se usa para desinfectar sino para enjuagar las lentillas. Debes complementarla con otro producto para su limpieza.

Solución de peróxido de hidrógeno

Con esta solución se consigue mayor higiene que con la solución única. Se recomienda para personas con una mayor sensibilidad y alergias.

¿Qué pasa si el líquido de las lentillas está caducado?

Los líquidos de lentillas también tienen caducidad. Es el plazo en el que el fabricante garantiza que la solución limpia y desinfecta las lentillas de forma efectiva. 

Pasado ese tiempo, pierde su poder desinfectante y no sirve para nada. En el peor de los casos, puede haberse contaminado con agentes externos, poniendo el riesgo tu salud ocular.